¿Cómo limpiar el frigorífico rápido y fácil?

Hay zonas en el hogar que necesitan más atención que otras, y una de ellas es la cocina y en concreto la nevera, ya que en ella se guardan alimentos cocinados y crudos, condimentos y bebidas, y por tanto es fundamental mantenerla limpia para que no exista ningún riesgo de intoxicación alimentaria.

Pero limpiar la nevera no es algo tan fácil como otras partes de la cocina y existen algunos productos que deben evitarse al hacerlo. Por ello el fontanero Getafe va a darte algunos consejos que puedes seguir para una correcta limpieza de tu frigorífico.

¿Qué productos debo usar para limpiar la nevera?

Hay algunos productos que se utilizan para limpiar la cocina que también pueden usarse para la limpieza del frigorífico, como por ejemplo las toallitas húmedas. Pero hay otros que pueden resultar muy agresivos ya que contienen sustancias muy fuertes que no tienen que entrar en contacto de ninguna manera con los alimentos, por eso no hay que correr el riesgo de utilizarlos y que sus residuos químicos lleguen a contaminar la comida.

Puedes usar el detergente que se usa para fregar los platos con un poco de agua templada, siguiendo las instrucciones del producto, para limpiar los cajones y el interior del frigorífico.

¿Cómo se desinfecta?

No deben usarse nunca los desinfectantes naturales para limpiar el refrigerador, ya que s entra en contacto con cualquier alimento, puede ser perjudicial para la salud por los productos químicos que contienen. Por eso se pueden usar productos naturales como zumo de limón o vinagre.

Este tipo de productos pueden resultar útiles para la limpieza del frigorífico además de ser muy seguros e higiénicos. Además el bicarbonato es un producto excelente para eliminar los malos olores y las manchas. Además el vinagre blanco es bastante eficienta para limpiar las piezas de metal y las puertas de las neveras.

Métodos para limpiar el frigorífico

Saca los alimentos antes de comenzar a limpiar la nevera y después las partes desmontables de las mismas, como los cajones y los estantes. Llena con agua templada un recipiente y añade un poco de detergente para fregar la vajilla. Con la mezcla limpia todas las piezas que has sacado de la nevera y después enjuágalas bien.

Las superficies de la nevera límpialas con toallitas húmedas o con la misma mezcla anterior, usando un trapo de microfibra o una esponja para que no se queden pelusas en el interior. Si hay alguna mancha difícil, realiza una mezcla con bicarbonato de sodio y agua hasta que logres una pasta bien espesa. Después aplícala sobre la mancha y déjala actuar durante aproximadamente una hora. Después pasa un trapo húmedo.

Medidas preventivas

Lo ideal es tener un mantenimiento diario de este electrodoméstico para evitar una limpieza que requiera un mayor esfuerzo llegado el momento. Para ello revisa de manera regular la fecha en la que caducan los alimentos que se encuentran en su interior y tira todo aquello que no esté en buen estado. Y es que los alimentos que tienen moho, pueden acabar contaminando a otros.

Si algo se ha derramado en el interior del frigorífico, límpialo cuanto antes, ya que puede acabar goteando en otros alimentos y provocar malos olores. Coloca un recipente pequeño con bicarbonato de sodio en la parte de abajo del frigorífico y conseguirás que se abosrban los malos olores.